La web del pintor Gregorio Reales Chiné
Back to top

Ansó III – “La calle Arrigo”.

Gregorio Reales / Ansó, cuaderno de verano  / Ansó III – “La calle Arrigo”.
Ansó 007, calle Arrigo-crop

Ansó III – “La calle Arrigo”.

Que la calle Arrigo es una de mis favoritas para pintar lo saben bien sus vecinos.

Cada verano acudo a la cita y siempre encuentro un nuevo punto para otra acuarela más. Arranco en la plaza Manato y la voy recorriendo por tramos. La calle discurre desde ahí hasta la plaza de la Iglesia.

La calle tiene muchos atractivos para tomas distintas. Tiene buena visibilidad pero no es una recta monótona. La torre de la iglesia al final, y a su fondo el monte de verdes a veces intensos, otros húmedos, le da prestancia pirenaica. La calle empedrada brilla después de la lluvia, y los días soleados,  abierta al sol de la mañana, marca puntos intensos de luz a través de los callejones. Airosos balcones, en forja o madera, rebosantes de floreadas macetas, parecen a punto de despegar al cielo abierto elevándose  sobre los tejados de enfrente cuyas casas descienden hacia el paseo del barranco.

El pasado verano reinicié pintarla en sentido inverso, desde casa Mendiara y desde las mesas de la terraza del “Maiberal”.   Años antes, había hecho dos acuarelas con predominio del  rincón de Ornat (foto a la derecha bajo estas lineas) que solo es visible mirando  hacia el norte de la calle.

Muchos pintores han insistido con varias obras sobre un mismo tema. Monet, por ejemplo, por citar un artista genial identificado por todos,  con sus jardines de Giverny y de la catedral de Ruán.

Yo, seguiré buscando alternativas para la calle Arrigo. Mi relación con sus vecinos es cada año mejor, creo que me dejarán algún balcón para hacer tomas elevadas.

Mi intención en pintura, ya expresada en la Miscelánea de este blog y sobre la que un par de críticas  de prensa  coincidieron en su comentario, tiende a recrear el ambiente. Facilita, creo yo, la reiteración pictórica no postal sobre un mismo lugar. Por eso, suelo fragmentar la composición, incorporarle a menudo figuras;  dos personas mochila al hombro que circulan, una señora que pasa con la compra, personas sentadas en Calle Arrigo, niños camino al polideportivo - copiala terraza de un bar, una joven leyendo un libro, unos niños que doblan por el callejón al polideportivo….  Lo que para mí, unido al color, es una necesidad en la forma de expresarlo, creo que le transmite vida al entorno manteniendo el protagonismo de la calle. Pero bueno, otros lo ven de otra forma y de eso se trata.

La próxima cita, la calle Cocorro. Otra de mis favoritas que disfruta de muchas versiones y  que, perpendicular a la Arrigo, cruza hasta la calle Mayor. Hasta entonces, saludos.

No hay comentarios

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR