La web del pintor Gregorio Reales Chiné
Back to top

Ansó VI: “La iglesia y su entorno”

Gregorio Reales / Ansó, cuaderno de verano  / Ansó VI: “La iglesia y su entorno”
Ansó 035-crop

Ansó VI: “La iglesia y su entorno”

Generalmente, las iglesias se ubican en el centro geométrico de los pueblos, que se desarrollan  a su alrededor. Arropadas por las casas, solo emergen en la distancia sus esbeltas  torres asomadas entre los tejados. No ocurre así con la iglesia de San Pedro de Ansó. Aparece de pronto, en toda su integridad, al iniciar el acceso desde la rotonda de la carretera, en esa recta que partiendo del cuartel de la guardia civil concluye en la curva de ballesta que te introduce en la villa.

La iglesia de Ansó te recibe a pecho descubierto. No es el cisne que asoma delicado, es un  águila arrogante posada sobre los hombros del Barrio Bajo que te va vigilando todo el trayecto de entrada. Tiene altivez de catedral y se muestra completa, asomada  sobre el barranco de Arrigo, hoy sombreado paseo de Chapitel que conduce al polideportivo y al  parque de invierno.

Se asienta en una plazoleta irregular y en su fachada sur, una terraza ajardinada sobrevuela la pendiente del barrio bajo que conduce al camping y a las piscinas municipales. Desde allí se extiende un horizonte de montes verdes, una sensación de calma infinita. Casi siempre, algunos milanos planean con su vuelo elegante en un cielo transparente de verano.

 Terraza bar MaiberalPara pintarla, no hay perspectiva desde la propia plaza. Yo suelo hacerlo desde la calle Arrigo. Mis últimas acuarelas, más próximas a la torre, me permiten incluir una recreación  del ambiente de la menuda  pero encantadora terraza del restaurante bar “Maiberal”, que por la mañana da una nota de color con sus geranios, de luz con sus sombrillas blancas abiertas  y que al anochecer, a la luz de sus farolillos adquiere un sosegado tinte medieval acentuado por la proximidad de los muros de la iglesia y la sombra confusa de las esquinas.

A medio día, repliego  los equipos de pintura y saboreo una caña, allí mismo o en la plaza,  mientras espero la salida de mis nietas, o de mi nieto, depende la quincena, que me recogen a la salida de la escuela de verano. Se van haciendo mayores y ya no les gusta la sensación, tan natural en Zaragoza, de que vayas a buscarlos, porque a los niños de Ansó de su edad ya los dejan regresar solos. Por eso, cambiamos el pacto, y son ellos los que me recogen a mí.001 calle de S.Pedro

Hay otra toma bonita, desde la estrecha calle de San Pedro, en el lado opuesto de Arrigo, que recojo en una de las acuarelas de este texto. Unas niñas vienen por la calle con otro niño más pequeño de la mano.

En la plaza de la iglesia, casa Antón tiene un singular atractivo. La familia propietaria trabaja en Zaragoza, supongo sigue en activo,  en la restauración  de imágenes religiosas  y creando delicadas y artísticas vidrieras emplomadas. Creo es obra suya la que luce, con unos ansotanos vistiendo el traje tradicional, en la pared del fondo del bar Aisa, en la plaza. Hace ya bastantes años entré invitado por Leopoldo, de la familia propietaria. La casa, artística también en su interior,  se alarga por la fachada sur y recuerdo una buhardilla de tejado piramidal con un telescopio abierto al cielo que será una delicia en las noches estrelladas de verano. Alguien me contó, que en tiempos más lejanos la habitó un pintor francés. No sé si la información es correcta, pero me gusta creer que así fue, y que en esa buhardilla pintaba envuelto en el silencio invernal y en soledad creativa.

La iglesia de San Pedro tiene su origen en la segunda mitad del siglo XVI, tiene un bello altar mayor y un magnífico órgano donde se organizan ciclos de conciertos y sobre la que el lector podrá encontrar informaciones didácticas  en otras fuentes más especializadas. Solo pretendo con el relato, apoyado de acuarelas, crear una secuencia que visualice las calles y trasmita una vívida impresión personal, especialmente dirigida a quienes todavía no han dedicado una estancia suficiente a la villa.

Quedan muchos encuentros en este blog ansotano, en lo urbano y por el territorio de sus valles. No he decidido cual será el próximo. Quizás la calle Mayor.

 

 

No hay comentarios

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR