La web del pintor Gregorio Reales Chiné
Back to top

Ansó VIII – calle Navarra

Gregorio Reales / Ansó, cuaderno de verano  / Ansó VIII – calle Navarra
Ansó 013,Tejados calle Navarra

Ansó VIII – calle Navarra

Es la más oriental del tridente de calles paralelas que, con la calle Mayor y Arrigo, desembocan en la Iglesia de San Pedro.

Discurre junto al río Veral, elevada sobre su margen izquierda. Desde la calle Navarra  parten callejones y escaleras en pendiente que bajan hasta el puente sobre el río, entre pequeños huertos urbanos,  o hasta el parque del Molino Viejo, junto a la presa, una de las varias zonas de baños donde se amansa en refrescantes pozas en las que, con las piscinas municipales, se reparten los bañistas en las tardes de verano.

La calle Navarra es también la mía, donde habito en mis etapas  vacacionales ansotanas.

Mi pequeño balcón de pino mira  a  la frontera  verde que es el monte que nos separa del valle del Roncal, por el que trepa la carretera. En los prados, sobre el río, algunas ovejas parecen manchas blancas sobre el césped.   Es verano, y en las mañanas limpias y despejadas planean en el cielo una pareja de pequeñas aves rapaces, quizás milanos, con sus vuelos elegantes, sin batido de alas, silenciosas, vigilantes, al acecho. No alcanzo a ver el río, me lo impiden las casas de enfrente y la torre medieval  vecina apoyada entre la panadería de Mendiara, con aromas de rosquillas y pan tierno, y la de Josefina, que cuando la ocupa su hija Silvia, sus perros lanudos me miran desde el balcón corrido con absoluta indiferencia, como si no me conocieran de nada, a pesar que cada día nos cruzamos en sus paseos y me paro a conversar con sus dueños.

Esta inspección matinal decide si el día es adecuado para salir a pintar, que lo es casi siempre en verano.

Si de madrugada ha llovido, el paisaje cambia. El aire está impregnado de humedad y en los montes se enredan las nubes bajas entre las hayas, los pinos y los picos rocosos  del horizonte norte, hacia Zuriza, que es el recorrido de la calle desde mi casa. Esta vista hacia el norte, pero en un día claro, es la que reproduzco en la acuarela que utilizo como imagen de cabecera para ilustrar esta entrada de blog dedicada a la calle Navarra. Está tomada desde el balcón de mi vecino Ángel, posición algo más elevada y espacio más amplio y saliente que el mío. La toma esboza tejados y balcones vecinos, la chimenea de casa Saletas, la calle.   Al fondo de la imagen, las laderas verdes y los montes  que bordean la margen derecha de la  carretera que conduce al  valle de Zuriza.

Nos despedimos hoy en la calle Navarra. Espero poder reencontrarnos la  próxima vez en la calle Milagro, el “Barrio Bajo”, cuyo nombre solo obedece a que está a menor altura, más bajo,  pero es igual de selecto y atractivo que el “Alto”. Saludos.

No hay comentarios

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR