La web del pintor Gregorio Reales Chiné
Back to top

Ansó X – Zuriza y el río Veral

Gregorio Reales / Ansó, cuaderno de verano  / Ansó X – Zuriza y el río Veral
008-Caballos en Zuriza

Ansó X – Zuriza y el río Veral

Hay una balada de los Beatles, muy sentimental, que se titula “The long and winding road” cuya primera estrofa traducida sería algo así como: “El largo y sinuoso camino que me lleva a tu puerta ….”.

El trayecto que desde Ansó nos conduce a las puertas de Zuriza, corazón del parque natural de los valles occidentales, no es largo, apenas tiene 14 kilómetros y aunque si es sinuoso, discurre apacible, llanea pegado al curso del río y supera lentamente la diferencia de altura entre la villa y el valle.

En su tramo más angosto, el arbolado de los bosques se precipita hasta el borde de la carretera por uno de sus lados y hasta el cauce del río por el otro. A mitad del trayecto, un puente nos cambia de orilla. El Veral, que fluye por nuestra izquierda ahora lo hará por nuestra derecha y de pronto, el ramaje de las hayas se funde y abraza formando un túnel natural sobre nuestras cabezas que deja pasar una delicada  luz, amarilla y verde, de los rayos del sol que a través de las hojas busca un hueco imposible para colarse. En épocas de nieve, las ramas copadas lo convierten en un túnel de blanco radiante.

El valle se va abriendo. Aparecen las primeras paredes rocosas y cuando alcanzamos los catorce kilómetros desde nuestra salida de la villa llegamos a las puertas de Zuriza, que se despliega inmenso. Ahora el río si queda más abajo y los hayedos bajan hasta las praderas. A nuestra espalda se fija la mole rocosa de la peña Ezcaurri y al fondo, a nuestra derecha,  una breve carretera forestal que finaliza en la Tachera, bordea las crestas de Alano aliniadas al paso del río Veral, que desde lo más profundo de Zuriza, en el barranco de Petraficha donde nace, va saltando entre las piedras, se amansa en las pozas y prosigue su ruta rozando la villa de Ansó por el oeste, en su descenso hasta la canal de Berdún  donde se entregará,  generosamente, al río Aragón.

001 Caballos en valle nevado (Zuriza)Zuriza es, siempre, un valle hermoso. A partir de septiembre, algunos caballos y vacas, que los ganaderos han hecho bajar de los valles más altos, pastan en la pradera, a la orilla del río y en sus laderas. En otoño, las hayas estallan en su muda explosión de colores y los rojos, cobres y amarillos invaden el monte, antes verde. En invierno, con las primeras y todavía tímidas nevadas, el hayedo sin hojas y la nieve semiposada ofrecerá, con el cielo, una estampa gris, una imagen en blanco y negro, hasta que el blanco definitivo cubra íntegro el valle.

A mí, que desde niño me entusiasma dibujar caballos, los incorporo a mis pinturas  de escenarios naturales cuando me alejo de la villa. En la imagen horizontal de cabecera, pastan en el prado próximo al río. El original se vendió en la última exposición (2016) benéfica “Tarjetas para el limbo” que en la Diputación Provincial de Zaragoza organizó el “Proyecto Hombre”. Ignoro su destino.

Para el texto, imágenes de pintura en vertical, con este bello animal integrado en el paisaje. Una otoñal, desde la Caballo en Zuriza-valle de Ansó en otoñoloma junto al camping (óleo sobre papel el original). La otra, una versión del valle nevado. Un tanto libre, inspirada casi de memoria, en tinta y acuarela y que, reproducida gráficamente  de su minúsculo original, utilicé la Navidad de 2016 para felicitar a algunos amigos ansotanos y a otros no ansotanos, también amigos.

Las pinturas son, o lo pretenden, la interpretación del autor sobre el tema. Alejada de la foto, busca la sugerencia para una mirada distinta. Si quiere vivirla, vaya allí, circule la sinuosa carretera, y cuando llegue, deje que su mirada vague por el horizonte de montañas, se pose en los caballos, contemple el río y deje invadir su espíritu por la enorme naturaleza que le rodea.

El próximo encuentro en este apartado  ansotano de mis cuadernos, si acudes,  remontaremos la carretera que desde el camping de Zuriza asciende al valle de Linza, punto  más elevado, y donde el turismo de invierno practica esquí de fondo.

No hay comentarios

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR