La web del pintor Gregorio Reales Chiné
Back to top

Sicilia VI: Barroco siciliano II, Noto.

Gregorio Reales / Europa, cuadernos de viaje  / Sicilia VI: Barroco siciliano II, Noto.
015 Noto, barroco siciliano

Sicilia VI: Barroco siciliano II, Noto.

8/06/2017. Reanudamos por la tarde, en Noto, la ruta del barroco siciliano.

A esta pequeña ciudad del valle, en la provincia de Siracusa, se la describe también como “Jardin de piedra” por lo notable de su arquitectura concentrada en la calle principal. Como en Ragusa, su catedral (siglo XVIII), bellísima, se encarama sobre una gran escalinata.

Todo el recorrido, desde su arco de entrada, junto a un parque, es un despliegue de edificios del barroco tardío. El Palacio Ducezio lo ocupa ahora el Ayuntamiento. El Teatro Comunale y la Galería d´Arte Contemporanea, forman parte de este brillante conjunto de clara piedra rosada.

Algunas publicaciones, atribuyen todavía mayor relevancia al conjunto barroco de Noto que al de la ciudad de Ragusa. A mi, personalmente, quizás influido por una visión estética de persona que dibuja y pinta, las formas de Ragusa, la contemplación de su conjunto urbano, el enclave y las formas sinuosas de sus calles empinadas y tejados en volandas sobre el paisaje me fascinaron más.

Quizás también, la tarde calurosa, pesaba como una losa. Un sol implacable y una temperatura ardiente no propiciaban el callejeo amable.

La calle Cavour, estrecha, sombreada, en pendiente, era un refugio amable. Cerraba la empedrada cuesta arriba la coqueta iglesia de Montevergine y en las fachadas de la calle, asomaban elaborados balcones convexos, barrocos, en forja, ataviados en su base con exquisitas formas y filigranas en piedra.

Con Leonor, mi mujer, y con nuestros amigos del viaje Pepe y Coro, tras visitar Montevergine nos acomodamos en un velador callejero de un discreto bar, donde nos prepararon unos exquisitos zumos helados de limón y naranja. Un joven en la mesa próxima tocaba quedamente una guitarra.

Allí sentados, frente a la iglesia de Montevergine, bajo esos balcones, esperamos la hora de partir a Siracusa.

Desde allí, hice el dibujo que ilustra la imagen asignada a la cabecera, que sintetiza los elaborados balcones y las formas convexas de la Iglesia.

 

 

No hay comentarios

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR