La web del pintor Gregorio Reales Chiné
Back to top

Viaje por el Cantábrico II – Zarautz y Getaria

Gregorio Reales / España, cuadernos de viaje  / Viaje por el Cantábrico II – Zarautz y Getaria
Getaria, puerto

Viaje por el Cantábrico II – Zarautz y Getaria

13/mayo/2016. Día de soleada primavera. La playa de Zarautz es la más extensa del País Vasco. Está bordeada  por un bello y moderno paseo marítimo con algunas villas nobles de vistosos miradores acristalados, vestigios de la antigua burguesía. En el palacio de Narros, frente a la playa, veraneó  la reina Isabel II de España, y en fechas menos distantes Fabiola de Bélgica, reina consorte del rey Balduino.

Algunos niños pequeños juguetean en la playa, vigilados por sus mayores, enredándose con las olas que rompen mansamente en la orilla para desespero de algunos surfistas que se adentran en el mar en busca de mayores envergaduras, pero no es el día.

Desde el paseo marítimo, hacia el oeste, se recorta la villa marinera de Getaria. A 4 Km por la costa, sus casas en la distancia son una confusa silueta gris y emerge sobre los tejados la torre de la Iglesia del Salvador entre el verde de los montes. La cabeza del ratón de Getaria, como se conoce al monte de San Antón, se adentra en el mar.

Zarautz se fundó en 1237 por Fernando III de Castilla.  Sus habitantes se dedicaron a la pesca de la ballena, hasta que ésta desapareció del Cantábrico en el siglo XVI. También sus astilleros, que ya no existen,  fueron notables en el pasado, y la leyenda dice que allí se construyó la nao Victoria que daría la primera vuelta al mundo comandada por un marino de la villa vecina, Getaria, llamado Juan S. Elcano, a la que nos acercaríamos por la tarde.

En Getaria, aunque con sol,  se había levantado un viento ligero. A resguardo del mismo, en su puerto marinero, dibujo unos apuntes sobre mi cuaderno de viaje. La imagen de cabecera, seleccionada para este texto, reproduce la toma que con el ratón de Getaria a mis espaldas,  hice de la majestuosa iglesia del Salvador enfrente,  que preside el puerto y aporta un toque majestuoso a los barcos de vivos colores amarrados en el muelle.

A mi derecha, aunque no aparece en la pintura ni en mi perspectiva, en una pequeña plazoleta elevada  hay  una estatua de Juan Sebastián Elcano,  el marino antes mencionado,   nacido en esta villa y  que completó la primera vuelta al mundo que inició con el portugués Magallanes, fallecido éste antes de concluirla.

Getaria, fundada en 1180 por Sancho IV de Navarra, es con San Sebastián, una de las más antiguas del País Vasco.

Subimos con un elevador a la parte alta, donde hay un museo al modisto Balenciaga, otro nativo ilustre, éste del mundo de la moda. Contemplamos la panorámica completa antes de regresar a Zarautz. Desde el puerto un recorrido empedrado permite subir hasta la cabeza del ratón que ofrece unas bellas vistas.

Con el trayecto por la carretera de la costa, hasta Zarautz,  discurre en paralelo un carril peatonal y de bicicletas que permite hacer a pie el viaje entre ambas poblaciones, lo que es todo un espectáculo bordeando el rocoso acantilado.

De nuevo en Zarautz, recorremos con Leonor la parte interior paralela al mar, con sus caserones regios y sus bares de tapas. Tomamos alguna acompañadas de un chacolí, el vino blanco del lugar, en una taberna frente al estudio que el pintor vasco Uranga tiene allí a pie de calle y en el que exhibe sus vistosos óleos marineros, coloristas, vivaces y sueltos, pintados con gruesas capas de espátula. Me encantaron y sostuvimos con el artista una amena charla sobre pintura.

Cena en el hotel y fin de la jornada.

 

No hay comentarios

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR