La web del pintor Gregorio Reales Chiné
Back to top

Viaje a Italia: Venecia I – (martes 10 de mayo 2005)

Gregorio Reales / Europa, cuadernos de viaje  / Viaje a Italia: Venecia I – (martes 10 de mayo 2005)
r-Venecia 008 - copia - copia-crop

Viaje a Italia: Venecia I – (martes 10 de mayo 2005)

Viajamos con Leonor a Italia en mayo de 2005. No lo hemos cumplido todavía, pero de ese viaje surgió la determinación de volver y que, a Venecia especialmente,  le debemos una visita más pausada.

Me quedé tan impresionado, que durante 2005 y 2006 pinté un buen número de acuarelas de Venecia en mi estudio de casa, inspiradas en las fotos que tomó Leonor mientras yo  intentaba  interiorizar las imágenes.

Me gusta mucho la escuela veneciana de pintura por la impresionante viveza en su colorido. Irrumpió, cuando el Renacimiento florentino agotó  la etapa de Miguel Ángel y Rafael. Tiziano primero y Tintoretto después, entre otros, darían gloria en Venecia  a ese movimiento. Marietta, la hija de Tintoretto, pintaba también  en el estudio taller con su padre, pero murió antes que él. Ambos ahora, están enterrados juntos en Venecia,  en Santa María del Orto. Padre e hija unidos en el arte  y fundidos para siempre en la eternidad.

De las notas que escribo a veces en mis viajes, reproduzco a continuación algunas que, de algún modo, son el soporte a las acuarelas que incluyo en este blog:

Venecia, puente de los suspiros“El recorrido desde el embarcadero frente a la Basílica de Santa María enfila el Gran Canal y enmarca el puente Rialto. Nos adentramos en canales más estrechos, de aguas más oscuras, entre ocres paredes de viejos edificios aristocráticos. Algunos reclaman una restauración, otros han recobrado su viejo esplendor y nobleza  en forma de hoteles románticos y acogedores, que  muestran al paso sus recepciones señoriales o sus lánguidos y confortables salones iluminados con pesadas lámparas de cristal. Los gondoleros se cruzan hábilmente en los estrechos cruces, y fugaces puntos de luz crean en el agua reflejos huidizos”

Y terminamos en el punto de partida, tras el paso del hermético “Puente de los suspiros” que los condenados en juicio, en el Palacio Ducal, atravesaban camino de las mazmorras. Desde allí, al parecer, algunos suspiraban avistando, quizás por última vez, la gran laguna veneciana. Es probable que haya habido otro tipo de suspiros bajo sus arcos, pero este, menos romántico, parece ser el origen del nombre.

Contaremos algo más de Venecia e incorporaré más acuarelas, otro día.

 

No hay comentarios

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR