La web del pintor Gregorio Reales Chiné
Back to top

Viaje al Cantábrico I: San Sebastián

Gregorio Reales / España, cuadernos de viaje  / Viaje al Cantábrico I: San Sebastián
San Sebastián 1, puerto-crop

Viaje al Cantábrico I: San Sebastián

La bahía de San Sebastián es una de las más hermosas que conozco. Cada cierto tiempo tengo la tentación de una escapada. La última, el pasado mayo de este año 2016, en un día de templada primavera con guiños de sol entre nubes. Jornada de un solo día, el alojamiento fue en Zarautz y el motivo principal del viaje  la visita a los parques naturales de las sierras de Aralar y de Aizkorri-Aratz.

La proximidad con Zarautz hacia obligada la escapada a San Sebastián.

San Sebastian 2, puertoComo pintor encuentro muy atractivos los puertos. Su colorido, su olor a mar, las gaviotas que sobrevuelan los barcos de pesca, de intensos rojos, verdes y azules y sus mástiles blancos, todo reflejado como en un espejo sobre las aguas quietas,  al abrigo de la marea y del oleaje. Los puertos me transmiten la vivísima sensación de los colores puros.

Pero San Sebastián es algo más que un puerto. Me gusta asomarme a su bahía desde el paseo de la Concha, con sus modernistas barandillas blancas y contemplar desde allí los montes verdes de Igueldo y Urgull  que abrazan la ciudad. Y su cielo cambiante, unas veces de un gris tierno, neblinoso, que suaviza los contornos y apaga los colores. Otros, un sol radiante destaca el ocre vivísimo y húmedo de la arena de su playa, aviva los azules del agua y el verde los montes. Menos frecuente, un enero, pude contemplar la ciudad desde el monte bajo una capa de nieve, en una imagen de  ensoñación y de cuento.

El conjunto urbano es señorial, armonioso. Pasear la ciudad es quedar seducido por sus bulevares, el jardín francés frente a la Diputación Provincial, el Mercado de Abastos, la glorieta de música obra del arquitecto aragonés Magdalena, su Ayuntamiento, antes Casino, su casco viejo con las tabernas, las tapas, y sus monumentos,  como la catedral de Santa María del Coro y la iglesia del Buen Pastor.

Como siempre, la despedida de la ciudad fue un, hasta la vista.

No hay comentarios

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR