La web del pintor Gregorio Reales Chiné
Back to top

Viaje a Austria II: Viena, palacio Schönbrunn

Gregorio Reales / Europa, cuadernos de viaje  / Viaje a Austria II: Viena, palacio Schönbrunn
IMG_20170113_093508

Viaje a Austria II: Viena, palacio Schönbrunn

Martes, día 6/09/2016.

Llovía furiosamente por la mañana. Refugiados en un café, próximo a la Ópera, hicimos tiempo hasta las 9 que salía nuestro autobús con destino al Palacio Schönbrunn.

Una vez allí, la lluvia iría decayendo en su intensidad hasta despejar por completo unas horas después.

El palacio es abrumador por sus dimensiones. La reina María Teresa, en 1743, lo construyo como residencia imperial de verano, a imitación del de Versalles, con sus grandes y hermosos jardines. Allí nacería en 1830 el emperador Francisco José I y allí murió en 1916.

Durante el periodo  imperial de Francisco José I (1830/1916) y la emperatriz Isabel (Sissi) (1837/1898), viviría el palacio los últimos años de la monarquía  austro húngara. En 1889 había muerto el hijo varón heredero, Rodolfo, en Mayerling, oficialmente de suicidio, y el nuevo heredero al trono, su sobrino el archiduque Francisco Fernando sería asesinado en Sarajevo por un nacionalista serbio en junio de 1914, hecho que acabaría desencadenando la 1ª guerra mundial.  Al fallecer el emperador en 1916, le sucedería otro sobrino, Carlos I de Austria, cuyo reinado apenas llegaría a los dos años. El final de la primera gran guerra mundial, que Austria y sus aliados perdieron, finiquitó el gran imperio austro húngaro.

La historia de esta última etapa imperial y de su familia, es una sucesión de dramáticos  acontecimientos que acompañan la también trágica historia europea del siglo XX, con las dos grandes guerras. El libro autobiográfico del escritor vienés Stefan Zweig (Viena 1881-Brasil 1942) titulado “El mundo de ayer”, es una sentida recreación del tiempo convulso, con las dos grandes guerras, en que su país se vio inmerso. Zweig, huyendo del nazismo, se suicidaría en Brasil con su esposa en 1942, deprimido y convencido entonces del triunfo nazi y del fin de una Europa que amaba profundamente. Nos dejó, entre otros, este libro impresionante.

A menudo, el atractivo de los viajes lo complementa la asociación que, con los libros y el cine, hacemos de la presencia física las personas que, como yo (nací en 1947), no tuvimos oportunidad de viajar en los años más jóvenes. Las imágenes cinematográficas y la literatura eran el potente imaginario a nuestra ausencia  de lugares relacionados con la Historia, creo que a veces, incluso superior en algunos aspectos. Ver el salón de los espejos, rebosante de turistas, tiene, probablemente, menos glamur que las imágenes de la película “Mayerling”, donde el actor Omar Sharif, interpretando al heredero Rodolfo, baila el vals con Catherine Deneuve, su joven amante que moriría con él en el presunto suicidio, mientras atenta,  lo observa su madre, la emperatriz Isabel (Sissi), representado por  una Ava Gardner plena aún de la belleza que la acompañaría hasta el fin.

Finalizamos la mañana con una visita al parque de atracciones Prater. Ubicado en el distrito de Leopold, ocupa una parte de los bosques de caza de los Habsburgo, que inmensos y cuidados se extienden más allá de la zona de atracciones. Es otro lugar para nostálgicos de algunas películas o libros. La antigua noria es el escenario del encuentro entre los protagonistas de la película “El tercer hombre”, Orson Welles y Josep Cotten, con guión del propio novelista, el británico Graham Greene. Rodada en Viena, recrea en blanco y negro unas potentes imágenes de la Viena de postguerra (1947), con el clima tenso y tenebroso de sombras y peligros de una ciudad que hasta 1955 estaría ocupada, como Berlín,  por las potencias extranjeras que ganaron la 2ª guerra, URSS, EE.UU., Francia y Reino Unido, con sus intrigas, espías y especuladores de mercado negro. No sería hasta ese año de 1955, en octubre, cuando las últimas tropas aliadas abandonarían Austria, que recuperaba el gobierno definitivo de su país con una nueva constitución.

Imagen destacada de cabecera: Reproducción de un dibujo en rotulador y acuarela del Palacio Schönbrunn, original de 29×21 cm. que forma parte de mi “cuaderno de viajes”

 

 

No hay comentarios

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR